7 de diciembre de 2017

El anime y los niños: Primera parte


¡Hola a todos!
¿Cómo se encuentran?
Esta es la primera entrada oficial de “El anime y los niños”.

Si tienen alguna duda siempre pueden visitar la Introducción o dejarme un comentario. Recuerden que la Introducción les va a servir para saber qué enfoque van a ir tomando en esta y en las siguientes partes de la sección, así que les recomiendo no pasarla por alto.

Daré comienzo a esto que llamaré Básico 1, para ir entrando aún más en tema aunque espero que por medio de la Introducción hayan comenzado a dejar de lado las dudas y algún que otro temor.

Antes que nada me parece propio enfocarnos en qué es el anime.

En pocas palabras, el anime es un término que se refiere a la animación japonesa. Posee varios géneros, un estilo artístico único que se caracteriza por la profundidad emocional de sus historias y personajes. Los guiones son en su mayoría géneros de ficción aunque el anime se subdivide en una gran variedad de géneros para todas las edades y gustos.

Pero si esta definición es demasiado, no pasa nada, vamos a ir desglosándola en el futuro a medida que avancemos.
Ahora mismo solamente tomaré el hecho de que con anime nos referimos meramente a los dibujitos animados que nos llegan desde la cultura oriental, particularmente de Japón.

Pensando nuevamente en la guía que busco crear para ustedes, siento que debemos comenzar a usar términos característicos del anime que, si bien empleamos en otros ámbitos, están más enfocados hacia este estilo de animación. Esta es una lista muy breve de términos que creo básicas a saber dentro de este mundo. No es para que se las sepan de memoria, sino simplemente para ir entrando en tema y familiarizarnos con el vocabulario específico.

Cosplay: Hacer cosplay es una mezcla de las palabras “disfraz” y “actuación(costume & play en inglés respectivamente), dicho burdamente: disfrazarse caracterizando. Por esto mismo al emplear un cosplay se espera más que un simple disfraz sino toda una caracterización del personaje, ya sean poses, palabras, actitudes, etc.

Ending: El ending es el “tema de cierre” que vemos al finalizar un anime. Si bien lo solemos usar para series o demás, es más correcto emplearlo al anime.

Manga: Mientras que el anime es el formato animado de la historia, podemos definir al manga como la historia en sí, el “formato libro”, lo que nosotros llamaríamos cómic o historieta.

Mangaka: El mangaka es el creador del manga. Algo que nosotros diríamos dibujante. El sufijo –ka tras la palabra manga significa “creador de”. El mangaka puede crear la historia desde cero, incluida la trama, tener asistentes o no, o simplemente ser dibujante mientras un tercero crea la trama.

Opening: Con opening nos referimos al “tema de apertura”, es la canción inicial previo al capítulo o película de anime. En el opening podemos tener una vista previa de lo que tratará el anime, conocer a los personajes y determinar si la trama nos llama la atención o no según tenga secuencias de acción, comedia, romance o partiendo desde el significado de las letras.

Otaku: Es el nombre que se le da quien se considera fanático/entusiasta de la cultura japonesa particularmente la animación (anime) o las historietas (manga).
(Valga aclarar que no es necesario identificarse como uno para demostrar el gusto por la cultura orienta, al igual que la mayoría de estos términos, es una mera etiqueta para demostrar o exponer la identidad o con lo que uno se ve reflejado)

OVA: (acrónimo. Original Video Animation, Animación Original en Video) Son videos especiales que suelen destinarse al consumo domestico (DVD), suelen ser por emisiones especiales, extensiones de finales o similares. Un OVA se podría colocar, en calidad, entre un capítulo normal de anime y la película del mismo. Es algo que nosotros llamaríamos corto o capítulo especial.

Dejaré la lista hasta acá por hoy, recuerden que en la Introducción ya empezamos a armar nuestro glosario así que nuevamente les recomiendo que visiten esa entrada.

Sé bien que estamos acostumbrados a los dibujos de occidente y no me voy a detener a analizar por qué se da este hecho que damos por sentado, probablemente lo toquemos más adelante si les interesa analizarlo, en verdad es interesante pensar e investigar pero lleva un poco más de desarrollo.

Lo que sí propongo es que a simple vista puedan distinguir qué es anime y qué no. Que ustedes enciendan la tele y se sienten junto a los niños, o los escuchen hablar con emoción y sepan de qué están hablando estos pequeños. No sentirse descolocados frente a un tema que tanto aprecian y los emociona.

¿No creen acaso que los niños sienten nuestra inseguridad como adultos o los escepticismos? Si lo ponemos del lado del tabú, la curiosidad innata de un niño va a hacer que desee, que se muera de ganas, por ver más de aquel “dibujito chino” que el adulto le prohibió. Por ende, creo que es mejor al menos saber controlar el tema o manejar un poco más la situación frente a la curiosidad o admiración desbordante que un niño puede tener. Ya hablamos un poco de esto en la Introducción, pero es bueno tener en cuenta que si quieren tomar un tema “con pinzas” sería genial tener buenas pinzas para hacerlo y no ahogarnos en un vaso de agua.

Esto me lleva a un pequeño ejercicio.

Voy a tomar dos anime, que espero se les hagan conocidos, y dos dibujitos animados. Antes de desarrollar qué haremos, estos son los que elegí:


Anime:
Heidi y Mazinger Z. Mientras que el primero está basado en un libro de una escritora suiza y data de los 70’s, el segundo se basa en un manga de mismo nombre, o sea que es la adaptación animada de la historieta, este anime también es de los 70’s:


Cartoons (dibujos animados):
Los Supersónicos y La Pantera Rosa. En este caso el primero es un dibujo estadounidense que se comenzó a transmitir en los 60’s transformándose en una increíble visión futurística de nuestra sociedad y la segunda es en verdad una serie animada basada en un personaje que se creó para aparecer en la película de mismo nombre también en los 60’s:



Me parece que, dentro de todo, las cuatro animaciones les serán bastante conocidas al punto de saber de qué tratan y conocer a los personajes. Sean adultos, jóvenes o… espero que niños también.

Este ejercicio viene al simple hecho de que quería demostrarles con ejemplos muy característicos las diferencias entre la animación estadounidense u occidental (la mayoría de nuestros dibujitos provienen de este país) y la japonesa u oriental, (recuerden que el término anime para nosotros es la animación japonesa y para Japón es un tanto más amplio).

A simple vista, el estilo de dibujo del anime y de los cartoons es bastante diferente. Años atrás, el anime era dibujado puramente a mano porque no se lograba llegar a cubrir los gastos para comenzar a digitalizar las cintas, cosa que en Estados Unidos quizás no pasaba si pensamos en estudios iniciadores como lo era Hanna-Barbera (Don Gato, El Oso Yogi, Jonny Quest, etc).

Notamos cómo las historias dentro del anime poseen una trama más compleja o entrelazada: mientras que en animes como Mazinger Z tenías que ver un capítulo tras otro para seguir el hilo, en cartoons como Los supersónicos rara vez sucedía esto.
Los capítulos en los cartoons poseen el inicio, nudo y desenlace en los pocos minutos que podría durar, mientras que en el anime hay capítulos de poco más de media hora en el cual no se produce el desenlace, e incluso se dejan abiertas problemáticas para los siguientes capítulos.
Esto último lo podemos ver también en Heidi, esta niña que es dejada al cuidado de su abuelo y en cierto momento de la trama parte hacia la ciudad. La continuidad de la historia, la profundidad emocional de los personajes, el apego de estos a los lugares o las personas, es contraria a la trama que pueda tener La Pantera Rosa donde quizás los personajes se repiten y recordamos los capítulos cómicos a sabiendas de que La Pantera siempre se va a enfrentar al Inspector, pero no hay continuidad u apego, no está el trasfondo que indique que el Inspector recuerda a La Pantera Rosa de sus andadas previas, por más que lo haya enfrentado miles de veces.

Sé bien que estos son ejemplos muy extremos, no estoy diciendo que no podamos encontrar un dibujo animado con trama, profundidad e historia y que no podamos encontrar un anime que quizás nos resulte poco trascendental o donde sus personajes estén pocos desarrollados.
Pero si hacemos un breve análisis, podemos notar que en verdad la mayor parte del tiempo ocurre eso. El anime posee una trama rebuscada, en ocasiones con personajes demasiado desarrollados, mientras que los dibujos animados brindan un entretenimiento más momentáneo y pasajero, que causa impacto pero se renueva con cada capítulo en lugar de perdurar.


Este Básico 1 termina acá.
Para empezar solamente quise que comenzáramos a familiarizarnos con algunas palabras y hacer una práctica de distinción que espero puedan detenerse medio segundo a pensar y comparar con su actualidad y los dibujos que ven los niños que nos rodean.
Tampoco quiero extenderlo más ya que no quiero sobrecargarlos de información y que salgan espantados, aprender cuesta, distinguir nuevas terminologías aún más y poder entender todo para trasladarlos hacia los niños… es difícil. Pero no imposible.

Para finalizar, les comento que aún sigue activo el sorteo por una caja animera por el que pueden participar siguiendo unos pasos extremadamente sencillo (aún así, cualquier duda la consultan).

Muchas gracias por leer,
Los leo en los comentarios.

1 comentario:

  1. Hola, paseando por instagram di con tu cuenta y me llamó mucho la atención el blog. Me encantó la entrada, bien introductoria para la gente que no reconoce la diferencia, a veces ahora en la sociedad de la información uno tiende a pensar que estas cosas se dan por sabidas, pero no es así, en especial para los más pequeños. Todo muy claro, me encantó. Me quedo por tu blog.

    Ojalá te puedas pasar por el blog en el que colaboro que ahora estamos reviviendo. Nos leemos :)

    cljconcepcion.blogspot.cl

    ResponderEliminar

Cada comentario es una nueva estrella en este Cosmos, ¡Muchas gracias por dejar tu huella!
Para cualquier comentario que no tenga que ver con la entrada como: links, premios, invitaciones, colaboraciones (etc) podes comunicamelo a mi correo.
Dicho eso... ¡A comentar!